Recojo aquí las síntesis que voy realizando sobre las valoraciones y matices de diversos autores en torno el término de TRANSALFABETIZACIÓN



download.png

Dra. Neus Lorenzo Galés
Inspectora de Educación

Departament d’Ensenyament de la Generalitat de Catalunya
Sobre la autora:
Neus Lorenzo Galés es Inspectora de Educación, con más de treinta años de experiencia docente en diferentes etapas educativas. Ha colaborado en investigaciones en las áreas de comunicación, lingüística, competencias digitales y liderazgo educativo, y ha impartido formación docente para el diseño de experiencias innovadoras en centros educativos.

Este texto aborda la transalfabetización desde otra perspectiva: la necesidad de hacer transferencia de las formas de vertebrar la comunicación social multimedia y en múltiples espacios, reales y virtuales, a la comunicación del aula para enseñar a los alumnos a manejarla, saltando de un código a otro, como la mejor forma de construcción del conocimiento propio..


Resumen

En un mundo hiperconectado, las habilidades del experto son la comunicación y la gestión del conocimiento. Los aprendizajes fragmentados han dejado de ser útiles, y sólo adquieren relevancia cuando se comparten y se estructuran con los demás. La respuesta no está en saber dominar una habilidad concreta, o un medio de comunicación, o un recurso específico, por moderno que sea, sino en saber viajar entre ellos, haciendo transferencia y transliteralidad continua. Es la transmedia, ese espacio intermedio donde se construye un discurso globalizado por la agregación de mensajes, todo un universo de aprendizaje, de experiencia laboral y de convivencia de futuro. En la escuela debemos tomar una decisión bastante importante: ¿el aula, se convertirá en un territorio de comunicación abierta, para experimentar y aprender con la gestión dinámica de nuevos conocimientos, o nos limitaremos a que siga parcelando contenidos por asignaturas, ajena al cambio de paradigmas del entorno?

Y al principio fue el Verbo

Primero aprendemos a hablar y escuchar y, tras años de estudio, a leer y escribir …
Modernamente, el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas ha comenzado a poner el énfasis en los espacios intermedios, añadiendo la capacidad de interactuar o dialogar. ¡Qué gran cambio! Esta quinta habilidad reconoce, siguiendo a Vygotsky y Wilkins, la necesidad del otro en la comunicación para que el aprendizaje tenga sentido, confirma institucionalmente la importancia del contexto socializado. Hoy en día, son estos espacios intercomunicativos los que se abren paso en el mundo de la ciencia, para ofrecer zonas de aprendizaje dialógico, de socialización intercultural y de construcción colectiva de conocimiento.

Nadie duda de que la capacidad de interactuar se configura en torno a un conjunto de destrezas diferenciadas, adquiridas en los flujos comunicativos entre los individuos a través de diversos medios. Así pues, ¿por qué impartimos clases interminables donde no habla nadie más que el profesor? Cinco horas al día, cinco días a la semana, diez meses del añ … ¿Cuántas de estas horas son realmente tiempo de exploración de hipótesis, de aprendizaje experiencial y de intercambio de ideas, sea entre el profesor y el alumnado o entre el alumnado mismo? Es en este proceso de intercambio donde se produce el auténtico aprendizaje colectivo: cuando se comparte con alguien, lo que sabes o deduces, para transformar conceptos, transferir ideas y crear conocimiento. [Fig.1]
external image image00-1-1024x686.png
Fig 1. La creación de conocimiento es un proceso dinámico de descubierta conjunta.
Ref: The Transformation Society, 2015. http://www.slideshare.net/TransformationSociety/digital-learning-42383558

E pur si muove

El universo narrativo del discurso completo se construye conjuntamente, con la suma de los diferentes mensajes, en una historia transmedia donde los conocimientos (adquiridos en los diferentes fragmentos comunicativos), finalmente se complementan: ¿hemos recogido los artículos de periódico sobre el ébola, hemos leído los tweets que hablan del tema, hemos visto unos videos de hospitales, enfermos y médicos?… ¡Bien! Pero ahora hay que consolidar lo que hemos aprendido, lo que opinamos y lo que aún nos falta por saber -porque tenemos la motivación para querer saber más-, en un blog o una wiki. ¿Hemos explorado el cauce del río haciendo fotografías de las plantas de ribera y grabando los sonidos de los animales?… Pues podemos organizar lo que hemos encontrado, clasificarlo y presentarlo oralmente con la ayuda de un herbario, una maqueta o un vídeo, y compartirlo!

La clave está en practicar el cambio de código, la transferencia, el traspaso de la información analítica a la información sintética, o viceversa, según el contexto y el escenario de enseñanza y aprendizaje que estemos diseñando, entre todos. Trabajar proyectos de exploración de la realidad, en pequeños grupos, es de las mejores maneras de capacitar al alumnado para la navegación en el océano comunicativo de la Transmedia.

Las tecnologías han hecho posible diferentes escenarios, canales y medios, añadiendo una complejidad extrema a los llamados Media (medios de comunicación). Lo que hay, el objetivo, no es conocerlos todos, sino saber pasar de uno a otro. Nos iría bien aprender a dominar los diferentes medios de comunicación que utilizaremos a lo largo de la vida y aun sería mejor desarrollar el pensamiento estratégico para aprender a utilizar otros medios, a medida que se descubran o se inventen. Y los descubridores e inventores serán nuestros propios alumnos, si lo hacemos bien.

Los profesionales del futuro necesitan superar el estudio de destrezas comunicativas básicas aisladas: leer y escribir es esencial, pero no suficiente. Para llegar a dominar estrategias comunicativas complejas que ayuden a la construcción cognitiva, hay que participar en la creación de conocimientos en espacios múltiples: actividades en el aula, tareas en Internet, proyectos integrados en el entorno… Los profesionales del aprendizaje lo sabemos muy bien: el aprendizaje activo se basa en el movimiento físico, el dinamismo del pensamiento y la movilidad intelectual. ¿Por qué nos conformamos con clases estáticas, donde el profesor no se mueve de la pizarra y el alumnado no se levanta nunca de la silla?

A bonis ad meliora

Los estudiantes deben ser capaces de habitar el universo de la Transmedia como ciudadanos activos, creativos y responsables. Deben poder recoger información de diferentes canales, soportes o idiomas, para poder acceder al conocimiento experto y de calidad, que se produce en todo y ser participativos: no sólo receptivos, también creativos. Todos ellos deberán explorar las habilidades esenciales para pasar de un texto escrito a una conversación oral, de un vídeo a un ensayo literario, de una representación teatral a un blog, de una serie de Tweets a una propuesta periodística, política o empresarial.

Los dominios tradicionales de las habilidades de expresión o comprensión oral o escrita no se pueden adquirir aisladamente. Deben abordarse desde la realidad que los integra en situaciones, contextos, proyectos y escenarios complejos combinados. Trabajar en la zona de frontera es desarrollar proyectos entre la educación formal (la lección, la clase, la escuela) y la no formal (los cursos extraescolares, los estudios complementarios) e incluso el espacio informal (la conversación con un amigo, la lectura ocasional de un periódico). La escuela tiene mucho que decir, ayudando a crear espacios de construcción de ciudadanía, con actividades de Solidaridad y Voluntariado, con Programas de Aprendizaje y Servicio o Apoyo a la Comunidad. La narración del aprendizaje, en estos espacios combinados, adquiere una autenticidad enriquecida por la diversidad de experiencias y de escenarios para la interacción. La escuela “Hub” o escuela expandida, con escenarios diversificados donde el entorno virtual es un contexto más de relación e intercambio, se convierte en el entorno de aprendizaje del futuro. [Fig.2]
external image 3218cdab-5e85-4ab7-813b-8b936108e397.png
Fig 2. Los espacios diversificados favorecen escenarios de aprendizaje enriquecidos
por el aprendizaje en Transmedia
Ref: The Transformation Society, 2015. http://www.slideshare.net/TransformationSociety/digital-learning-42383558

En la escuela, los sistemas de enseñanza y aprendizaje basados en las clasificaciones tradicionales de la lengua siguen fomentando la fragmentación de las habilidades comunicativas, cuando lo que deberíamos hacer es explorar la capacidad de pasar de una a la otra. Debemos aprender a interiorizar y gestionar los contenidos recogidos en diferentes y canales, y reformularlos para crear otros más enriquecidos… ¿Por qué todavía trabajamos en el aula con ejercicios inconexos, descontextualizados y con contenidos parciales, ordenados arbitrariamente en lecciones atomizadas?

Errare Humanum est et confiteri errorem prudentis

Los recursos digitales permiten pasar del texto hablado al texto escrito, o el audiovisual; han mecanizado la traducción entre idiomas; han automatizado la grabación en códigos diversificados; han iniciado la sustitución de interlocutores reales para programas informáticos; están gestionando los datos y la información sin intervención humana; pueden generar gráficas, imágenes, textos y documentos muy diversos, sin una instrucción directa; aparecen datos y representaciones que se intercambian exclusivamente entre máquinas (Big-Data) sin que ningún ser humano tenga que estar pendiente… En estos espacios de intercambio,¿qué es, en realidad, comunicación? ¿Quiénes son los emisores y los receptores? ¿Cómo podemos gestionar los campos de investigación, los espacios laborales y los horizontes de innovación, si seguimos ajenos a su desarrollo?

Los contenidos académicos de conocimiento, que se adquirían en la escuela en discursos lineales y coherentes clasificados por temas, por asignaturas o por disciplinas científicas, ahora nos llegan dispersos, contextualizados en una película, en vídeos de divulgación, en múltiples textos que rompen las fórmulas tradicionales: blogs, tweets, posts, podcats, hangouts o video streaming … En Transmedia, el canal condiciona el mensaje.

La escuela debe estimular la recogida y selección de la información, el proceso estratégico del conocimiento y la creación de nuevos contenidos a partir de una opinión cualitativa. Y debe hacerlo en este universo de la Transmedia, ayudando al alumno a pasar de un canal a otro, de un espacio presencial a un entorno virtual; de una realidad cotidiana a una disciplina científica; de una comprensión de mensajes simples a una interiorización contextualizada de realidades complejas, para darle fuerza, para que no sea un mero receptor de información inconexa y, a menudo, contradictoria, sino que pueda valorarla, discernir los contenidos, transmitirla y compartirla.

No es suficiente con descubrir y aprender a comunicarse en un medio determinado, sino que hay que habituarse a cambiar de medio de forma ágil y eficiente. Hemos de explorar cómo aplicamos la analogía, la transferencia o la intercomprensión lingüística, cómo recogemos información de un espacio y la transformamos para emitir opiniones o generar ideas en otro espacio con códigos diferentes. Sabemos que hay que abordar los aprendizajes lingüísticos y comunicativos de otra manera y, para iniciar el cambio, hay que reconocer que la escuela no lo está haciendo suficientemente bien.

El futuro de la ciudadanía en el mundo global demanda habilidades de pensamiento crítico y destrezas de transferencia, analogía y síntesis personalizada. El alumno lo necesita, la sociedad también. ¿Puede la escuela quedar al margen?
A2F0CCCAAAIIIIAAAgdX4MQJkbk5kYmJFoXtweUhcgQQQAABBBBAAIEBF2heYzvgwTB8BBBAAAEEEEAAgYMr8B+na3Q5trEYEwAAAABJRU5ErkJggg==.png
(Extracto y negritas propio)
La transalfabetización o transliteracy se presenta como un horizonte integrador en la alfabetización mediática e informacional actual (Frau-Meigs, 2012).

Sin hablar directamente de la transalfabetización, Henry Jenkins, uno de los principales investigadores sobre narrativas transmedia actuales, señalaba ya en el 2006 en el informe para la Fundación MacArthur Confronting the challenges of Participatory Culture: Media Education for the 21st Century la necesidad de que los estudiantes aprenden a navegar a través de relatos transmedia, entendida la “navegación transmedia “ como la habilidad de seguir flujos de historias e información a través de múltiples modalidades, moviéndose constantemente en planos de recepción y creación (Jenkins, 2006: p. 48).

El término concreto de “transliteracy” o transalfabetización se acuñó desde el ámbito de la Comunicación y Estudios Culturales. Sue Thomas fue quien definió el concepto de transalfabetización o “transliteracy” en 2007 para señalar cómo “leer y escribir” ya no era suficiente para catalogar a un alfabetizado en el contexto mediático coetáneo. Hacía hincapié en una doble perspectiva: el uso y recepción de material proveniente de diferentes plataformas, junto con la capacidad de poder interactuar a través de estas plataformas utilizando diferentes lenguajes a través de dichas plataformas (televisión, radio, redes sociales…)

Desde el ámbito de la alfabetización informacional y siguiendo el concepto propuesto por Thomas, Susie Andretta aplica este término al ámbito de la práctica de la biblioteconomía para analizar la necesidad de “moverse a través” e incorporar múltiples alfabetizaciones (Andretta, 2009, p.1).

Divina Frau-Meigs utiliza el concepto de “transliteracy” para aprovechar también las ventajas potenciales y mitigar los riesgos de la llamada Sociedad de la Información. Partiendo de la base de la necesidad de alfabetizaciones múltiples en el ecosistema mediático actual, propone un horizonte de la transalfabetización que se centre menos en aspectos tecnológicos para virar la mirada más hacia los actores y el uso contextual y con objetivos que hacen de los medios y tecnologías. Para ello, presenta el término como un concepto global que incluye las alfabetizaciones informacional, mediática e informática.

Propuesta de definición para alfabetización transmedia
A efectos de esta comunicación sugiero una definición para la alfabetización transmedia que contempla simultáneamente el plano de recepción crítica y expresión-creación. Bajo este enfoque, la alfabetización transmedia sería:

La capacidad para evaluar y crear contenido a través de múltiples plataformas con un sentido unitario y complementario, teniendo en cuenta diversos lenguajes y experimentaciones creativas, presentando además una actitud ética hacia su propio contenido y el de los demás y con el objetivo de fomentar la participación plena en contextos interculturales.


Dimensiones e indicadores


CONTENIDO
1. Capacidad para comprender relatos multimodales y aprehender su significado unitario
2. Capacidad para crear universos narrativos compuestos por relatos multimodales

LENGUAJE
3. Capacidad para entender diferentes lenguajes como el icónico, sonoro, audiovisual y escrito, así como las particularidades expresivas de las plataformas propias de la web móvil 2.0
4. Capacidad para comprender un lenguaje hipertextual (saltar de un texto a otro del mismo código) e hipermedial (conectar códigos diferentes).
5. Capacidad para utilizar de manera combinada lenguajes como el icónico, sonoro, audiovisual y escrito, así como las plataformas propias de la web móvil 2.0
6. Construir relatos a través un lenguaje hipertextual e hipermedial

PLATAFORMAS
7. Consumo complementario de contenido a través de medios tradicionales (televisión, prensa, cine, libros…) y de medios sociales (redes sociales, móviles)
8. Selección idónea y complementaria de diversas plataformas tradicionales y propias de la web 2.0 para la construcción de relatos multimodales

CREATIVIDAD
9. Relacionar las producciones mediáticas con otras manifestaciones artísticas
10. Apropiarse y transformar producciones artísticas, potenciando la innovación, la experimentación y la sensibilización estética.

ÉTICA
11. Actitud responsable ante la propia identidad online/offline y de los demás
12. Respeto a determinadas normas tácitas de los nuevos entornos (no apropiación indebida de material de autor)

PARTICIPACIÓN
13. Capacidad de compartir material u opiniones del contenido consumido a través de los diferentes medios (fenómeno televisión 2.0)
14. Colaboración en la autoría o difusión de contenido propio o ajeno

Presentación de la misma autora, incorporando un cuadro de dimensiones e indicadores diferentes.
41cNvNpS5KL._AC_UL320_SR214,320_.jpg
ACCESO AL LIBRO COMPLETO:

https://stbngtrrz.files.wordpress.com/2012/10/jenkins-henry-convergence-culture.pdf

Me topé con él cuando buscaba referencias.

Origen el término transalfabetización

(transliteracy)

Transliteracy en la Wikipedia inglesa. No existe aún en castellano
(esto es un resumen de la traducción automática adaptada)

Historia Si bien el término parece provenir del prefijo "trans" (cambio) y la palabra "alfabetización", los estudiosos que la desarrollaron la relacionan con transcribir, que significa utilizar las letras de un idioma a escribir un idioma diferente. En el documento fundacional sobre el tema, "Transliteracy: brechas que cruzan", los autores Sue Thomas, Chris Joseph, y otros explican:
  • La palabra 'transliteracy' se deriva del verbo "transcribir", es decir, escribir o imprimir una letra o palabra con las letras correspondientes más cercanos de un alfabeto o idioma diferente .... transliteracy extiende el acto de transliteración y la aplica a la cada vez más amplia gama de plataformas de comunicación y las herramientas a nuestra disposición. Desde los signos a la oralidad [hablando] a través de la escritura, la impresión, la televisión y el cine a los medios digitales en red, el concepto de transliteracy exige un cambio de perspectiva y entenderlo como un movimiento en cambio hacia una ecología de unificación no sólo de los medios de comunicación, sino de todas las alfabetizaciones pertinentes a la lectura, la escritura, la interacción y la cultura, tanto del pasado como del presente.

El concepto de transliteracy fue desarrollado por primera vez en 2005 por el Proyecto de Investigación Transliteracies, dirigido por la Universidad de California en Santa Barbara el profesor Alan Liu. Fue compartida y refinado en la conferencia Transliteracies, celebrado en la Universidad de California Santa Bárbara en 2005. El Proyecto de Investigación Transliteracies sigue funcionando hoy y se centra en el estudio de la lectura en línea.

El Proyecto de Investigación Transliteracies y el Grupo de Investigación Transliteracy continúan desarrollando y perfeccionando el concepto de transliteracy.

Relación con otros términos
Los términos "transalfabetización", "alfabetización informacional", "alfabetización mediática", "de lectura digital", y "alfabetización digital," tienen definiciones superpuestas.

La definición de trabajo de "transalfabetización" es "la capacidad de leer , escribir e interactuar a través de una variedad de plataformas, herramientas y medios de signos y orales a través de la escritura, la impresión, la televisión, la radio y el cine, a las redes sociales digitales ".

Transalfabetización está diseñada para abarcar todas estas alfabetizaciones y proporcionar marco de investigación y discusión, una oportunidad para cruzar algunas divisiones muy obstructivas". "transliteracy" es similar a otra "nueva alfabetización".
Otro concepto, metaliteracy, está diseñado para abarcar todas las "nuevas alfabetizaciones", incluyendo transliteracy. Ambos conceptos todavía se están desarrollando y se pueden utilizar indistintamente



Captura de pantalla 2015-10-29 a la(s) 11.48.34.pngSegún esta página Se trata de un proyecto de investigación de 2005


Nacimiento y desarrollo de la idea.

Captura de pantalla 2015-10-29 a la(s) 12.21.53.png
Según esta página, la definición original es esta:

Transliteracy fue siempre un proyecto abierto, que con el paso de los años se ha seguido evolucionando. Eso está bien. Pero los estudiosos que buscan la primera definición debe utilizar esta:

(En inglés):

“Transliteracy is the ability to read, write and interact across a range of platforms, tools and media from signing and orality through handwriting, print, TV, radio and film, to digital social networks.”

(Una posible traducción)

"Transalfabetización es la capacidad de leer, escribir e interactuar a través de una variedad de plataformas, herramientas y medios de signos y orales a través de la escritura, la impresión, la televisión, la radio y el cine, a las redes sociales digitales."

Thomas, S. Joseph, C., Laccetti, J., Mason, B., Mills, S., Perril, S., y Pullinger, K. Transliteracy: divideCrossing, Primer lunes, Volumen 12 Número 12 12 al 3 2007
Este largo documento también detalla el nacimiento y desarrollo de la idea y debe ser considerada una fuente primaria para transliteracy.


Transliteracy Presentación¿Qué significa para las bibliotecas universitaria

Tom Ipri

La idea esencial es que transliteracy tiene que ver con el significado de mapeo a través de diferentes medios y no con el desarrollo de alfabetizaciones particulares sobre diversos medios de comunicación. No se trata de aprender la alfabetización de texto y la alfabetización visual y la alfabetización digital en forma aislada unos de otros, sino de la interacción entre todas estas alfabetizaciones.

Básicamente, transliteracy se ocupa de lo que significa estar alfabetizado en el siglo 21. Se analiza la relación entre las personas y la tecnología, la creación de redes más específicamente social, pero es suficiente líquido para no estar atado a ninguna tecnología en particular. Se centra más en los usos sociales de la tecnología, lo que la tecnología puede ser. Esta terminología es nueva y el estudio de transliteracy está en las primeras etapas, por lo que esta definición es probable que evolucionar.

Debido a su amplio alcance y la reciente génesis, transliteracy puede malinterpretarse fácilmente. No existe mucho trabajo en el expediente académico, especialmente dentro de la beca biblioteca, aunque ha habido un animado debate y discusión a través de canales informales como las partes interesadas comienzan a discutir a fondo el significado de este término a las bibliotecas. Simplificando el concepto es tentador, pero corre el riesgo de convertir transliteracy en sólo otra palabra de moda. Una cuestión importante que debe abordarse es si los conceptos transliteracy manifiestan como habilidades y en qué medida estas habilidades son enseñable.

En un nivel, transliteracy es un concepto descriptivo, siendo una "nueva perspectiva analítica." En su iteración original, transliteracy es más acerca de la comprensión de las formas en diversos medios de interactuar y entender la comunicación, no necesariamente la enseñanza, las habilidades necesarias para moverse sin esfuerzo de una medio a otro.Se trata de la convergencia de estos medios de comunicación y reconoce la experiencia multi-modal de relacionarse con el mundo moderno. Como señala Thomas, transliteracy es un movimiento hacia "una ecología unificadora de no sólo los medios de comunicación, sino de todas las alfabetizaciones pertinentes a la lectura, la escritura, la interacción y la cultura."



El proyecto español
Captura de pantalla 2015-10-29 a la(s) 15.04.21.png
El proyecto tiene al frente a Carlos A. Scolary y nuestro admirado Joan Ferrés Prats

El objetivo de la Transmedia Alfabetización es entender cómo los niños y niñas están aprendiendo habilidades fuera de la escuela. La construcción de las competencias culturales y habilidades sociales estará en el centro de la investigación. Una vez que las estrategias de aprendizaje informales y prácticas se identifican aplicados por los jóvenes fuera de las instituciones formales, el equipo lo aplicará en una serie de actividades y propuestas para ser implementadas dentro el entorno escolar.

La Alfabetización Transmedia proyecto también producirá un kit del profesor que será diseñado para facilitar la integración de transalfabetización en el aula. En resumen, el Transmedia Alfabetización proyecto:
  • Contribuir a una mejor comprensión de cómo los adolescentes están consumiendo, produciendo, compartiendo, creando y aprendiendo en entornos digitales
  • Crear un mapa de habilidades transmedia y estrategias de aprendizaje informales utilizados por los niños y niñas que identifican cómo éstas pueden corresponder con el sistema educativo formal.
  • Ir más allá de la identificación de las habilidades / estrategias y proponer Kit de un Maestro que cualquier profesor puede descargar, adaptar y aplicar en el aula.
  • Llevar a cabo la investigación y el desarrollo de estas herramientas en 9 países de tres continentes.
  • Integrar un equipo internacional e interdisciplinario de investigadores.

El objetivo de este estudio es mapear prácticas transmedia y las estrategias de aprendizaje informal adolescentes utilizan a través de un enfoque etnográfico que integra respuestas a las encuestas, entrevistas, grupos focales y observación participante.

Según Castells (2007) "hay una brecha cultural y tecnológica entre los jóvenes de hoy y de un sistema escolar que no ha evolucionado junto con la sociedad y el entorno digital". En este contexto, el Transmedia Alfabetización Proyecto explora uno de los temas propuestos por la TIC 31-2014: centrada Humano-era digital llamada: las relaciones entre (nuevos) medios de comunicación, la tecnología y la educación en una edad hiperconectado donde los límites entre la conexión y en línea se han desdibujado.


En su web, Scolari comenta el proyecto:
Alfabetismo transmedia un programa de investigación. Hipermediaciones.png

De la Media Literacy a la Transmedia Literacy


La idea tradicional de “alfabetización” estaba vinculada al proceso de creación e interpretación crítica del texto escrito. Sin embargo, la difusión de los medios masivos de comunicación cambió el entorno cultural, obligando a investigadores y educadores a ampliar el alcance de su intervención. La alfabetización mediática(media literacy) es un repertorio de competencias que permiten a las personas analizar, evaluar y crear mensajes en una amplia variedad de modos de comunicación, géneros y formatos. Promovida por organizaciones como la UNESCO o la UE, la alfabetización mediática tiene como objetivo proporcionar conocimientos herramientas de análisis crítico para capacitar a los consumidores de medios y fortalecerlos en tanto ciudadanos.

Hasta ahora la media literacy se ha concentrado sobre todo en la enseñanza de competencias mediáticas a los jóvenes. O sea, se les enseña cómo realizar una interpretación crítica de los mensajes y un consumo racional de los medios. En ese campo existe una relevante cantidad de experiencias, referencias bibliográficas y proyectos dedicados al alfabetismo mediático (Media Literacy Project, Nacional Association for Media Literacy Education, Media Smarts, etc.).

Sin embargo las prácticas transmedia están cambiando los retos de los investigadores y educadores: la alfabetización mediática no puede limitarse al análisis crítico de la producción o el lenguaje de los medios. El viejo consumidor de medios ahora es un prosumidor (productor + consumidor), un sujeto activo que crea nuevos contenidos y los comparte en las redes digitales. Es en este contexto que nace el concepto de “alfabetismo transmedia” (“transmedia literacy”), una idea de matriz mcluhaniana que comenzó a ser trabajada el año pasado por mis colegas del Program in Digital Culture del Internet Interdisciplinar Institute / IN3 y que me ha resultado de gran utilidad para delinear la propuesta de investigación.


En E.noticias de la UPF se comenta el proyecto, utilizando el término Transliteracy y no Transmedia Literacy:


Carlos Scolari, profesor del Departamento de Comunicación de la UPF, es el coordinador del equipo de investigación del proyecto Transliteracy, que se puso en marcha el pasado 1 de abril y que trabajará en nueve países diferentes.

En un contexto en que crece la brecha entre las escuelas y el entorno tecnológico, al mismo tiempo que los adolescentes desarrollan nuevas formas de aprendizaje a través de las redes sociales y las comunidades de los videojuegos, el objetivo de Transliteracy es contribuir a una mejor comprensión sobre cómo los jóvenes están consumiendo, produciendo, compartiendo, creando y aprendiendo en entornos digitales hoy en día, con tal de poder poner en común los dos métodos.

Según investigaciones previas en este campo, los medios digitales facilitan la adquisición de la capacidad de experimentar con el entorno, de descubrir y adoptar identidades alternativas, de citar y remezclar contenidos de medios de comunicación, de evaluar la fiabilidad y la credibilidad de las diferentes fuentes de información, de seguir el flujo de historias a través de diferentes modalidades, de sintetizar y de respetar múltiples normas y perspectivas.

Actualmente, la mayoría de adolescentes consideran a los nuevos medios de comunicación y a las tecnologías digitales como parte de su "entorno natural".
.
Captura de pantalla 2017-04-03 a las 14.02.20.png
Alfabetismo transmedia en la nueva ecología de la comunicación
La idea tradicional de “alfabetismo” (literacy) estaba vinculada al proceso de creación e interpretación del texto escrito. En sus versiones más avanzadas, por ejemplo en la pedagogía de Paulo Freire, la alfabetización no se trataba solo de enseñar a leer y escribir: había que enseñar a interpretar críticamente lo que se leía para que el lecto-escritor se asumiera plenamente como transformador de la sociedad. La llegada de los medios masivos de comunicación –sobre todo la televisión en la década de 1960- cambió el entorno cultural, obligando a investigadores y educadores a ampliar el alcance de su intervención.

En ese contexto el alfabetismo mediático (media literacy) se presentó como un nuevo repertorio de competencias que permitiría, especialmente a los jóvenes, analizar, evaluar y crear mensajes en una amplia variedad de modos de comunicación, géneros y formatos. Promovida por los gobiernos y organizaciones como la UNESCO o la Unión Europea la alfabetización mediática tenía como objetivo proporcionar los conocimientos y herramientas críticas para capacitar a los consumidores de medios y fortalecerlos en tanto ciudadanos. Los programas e iniciativas de alfabetización mediática han sido numerosas en las últimas décadas; al mismo tiempo, la producción científica en este campo ha crecido de manera exponencial (ver imagen).Sin embargo las prácticas transmedia –especialmente la producción de contenidos por parte de los usuarios- y las transformaciones en la ecología mediática están cambiando los retos de los investigadores y educadores: la alfabetización mediática no puede limitarse al análisis crítico de la producción o el lenguaje de los medios. El viejo consumidor de medios ahora es un prosumidor (productor + consumidor), un sujeto activo que crea nuevos contenidos y los comparte en las redes digitales. Es en este contexto que emerge el concepto de alfabetismo transmedia (transmedia literacy).

¿Qué entendemos por alfabetismo transmedia? En primer lugar, la transmedia literacy hace referencia a un conjunto de competencias transmedia y estrategias informales de aprendizaje. El alfabetismo transmedia abarca un conjunto todavía poco definido de competencias que involucran a los videojuegos, las redes sociales, la navegación en entornos interactivos y la creación y difusión de todo tipo de contenidos en diferentes medios y plataformas. Muchos adolescentes son expertos videojugadores, otros participan de manera activa en diferentes redes mientras que algunos producen contenidos de todo tipo y los comparten en esas mismas redes.
Ahora bien ¿dónde aprendieron los jóvenes a hacer estas cosas con los medios? ¿Cómo incorporaron estos conocimientos? ¿Cómo los comparten? Por lo pronto sabemos que la mayor parte de estas competencias fueron adquiridas fuera de las instituciones escolares. O sea, las nuevas generaciones están desarrollando e implementando estrategias informales de aprendizaje mediático. El alfabetismo transmedia se propone explorar estos espacios de producción y aprendizaje hasta ahora poco investigados por la media literacy tradicional.
Finalmente, la transmedia literacy también debe entenderse como un programa de acción que busca recuperar e insertar esas competencias transmedia –desarrolladas fuera de la escuela- dentro de las instituciones educativas.

A modo de síntesis: el alfabetismo transmedia se perfila al mismo tiempo como: 1) un conjunto de competencias/prácticas mediáticas, 2) una serie de estrategias informales de aprendizaje, 3) un programa de investigación, y 4) una estrategia de intervención.

La llegada de nuevas formas de comunicación en red, digitales e interactivas ha producido un quiebre en todos los ámbitos de la vida social. La educación es uno de los sectores que más ha sufrido este cambio: las instituciones educativas se han visto hasta cierto punto desbordadas y no terminan de sintonizar con la tecnocultura digital de las nuevas generaciones. Acercar estos dos universos es uno de los objetivos primordiales del alfabetismo mediático.
4l9yxeJtEAABEAABEAABEAABEAABEAABEACBTBH4NyjymUKN74AACIAACIAACIAACIAACIAACIBA8gT+f9msslIEjg2nAAAAAElFTkSuQmCC.png
Captura de pantalla 2017-04-03 a las 14.10.16.png
(PENDIENTE LA FUENTE)
Captura de pantalla 2017-05-11 a las 12.57.25.pngCaptura de pantalla 2017-05-11 a las 12.57.14.pngCaptura de pantalla 2017-05-11 a las 12.57.03.png
Captura de pantalla 2017-03-22 a las 11.14.52.png
Exposición en forma de presentación sobre una pequeña investigación sobre la práctica de la transalfabetización en un centro de secundaria.
Roberto Aparici
Transalfabetización
(La página ya no existe. 22/3/17)
Luego he comprobado que es la sinopsis de su obra "Educomunicación. Más allá del 2.0"

Nuevos alfabetismos

Estamos aún en una fase de transición donde convergen las culturas analógicas y digitales y este proceso recién acaba de empezar. Las formas actuales de la cultura popular están ligadas a las redes sociales, la participación, los videojuegos, los videos en YouTube, mientras que la cultura oficial en las aulas permanece atada a la tradición gutenberguiana y a modelos educativos transmisivos heredados de la sociedad industrial.

La TransAlfabetización se ocupa del lenguaje, gramática, sintaxis y narrativa transmediática y es la capacidad para leer y expresarse transmediáticamente reflexiva, crítica y creativamente.
.
Divina Frau-Meigs
La escuela necesita "transalfabetizarse"
Es saber leer, escribir, calcular y computar. Pero "computar" incluye entender estas tres categorías de información: código, documento y actualidad/prensa. Se deben capacitar alumnos y docentes. El papel de la escuela es esclarecer y permitir a las personas entender todo tipo de contenidos, modificarlos y comentarlos.
.
Teresa Piñeiro Otero

‘Esto no es un juego’Transalfabetización y competencia mediática de los futuros profesionales de la Comunicación===== =====

Revista Telos101 Junio-sept 2015

Una nueva dimensión del concepto de alfabetización

En el momento actual asistimos a la emergencia de una cultura digital basada en interacciones complejas entre la tecnología (con la multiplicación de dispositivos digitales conectados), los contenidos (sus formatos y lenguajes) y los usuarios, que asumen un papel más activo ya como individuos, ya como nodos de una red global.

La emergencia de esta cultura digital ha propiciado también la transformación de las metodologías, de las herramientas e incluso de los espacios educativos. Se trata de un proceso dinámico, caracterizado por la flexibilización del proceso de enseñanza-aprendizaje y la adopción de nuevas tecnologías, formatos y lenguajes.

En este contexto el concepto de alfabetización (literacy) adquiere una nueva dimensión que trasciende la propia capacidad de leer y escribir. Hablamos de alfabetización para referirnos a un conjunto poliédrico de prácticas comunicativas, desarrolladas en múltiples contextos, que influencian y se dejan influir por las tecnologías existentes (Bonsignore, Hansen, Kraus y Ruppel, 2011).

La alfabetización digital supone la inmersión en una práctica social que implica tanto la lectura como el comentario y valoración de los textos, la interacción en torno a estos e incluso su modificación y la construcción de nuevos relatos por parte de los individuos. En este sentido, resulta preciso repensar las prácticas digitales de escritura, especialmente en la Web 2.0, donde dicha práctica implica una relación social entre diversos usuarios (Knobel y Lankshear, 2007).

Inmersos en un entorno digital dinámico, en el que se multiplican y convergen pantallas, plataformas y canales, resulta esencial que la educación promueva el desarrollo de competencias mediáticas para enfrentarse al contexto tecnológico y a las nuevas prácticas comunicativas.

Como señala Echazarreta (2014), si bien los jóvenes de hoy han vivido desde siempre en contacto con múltiples dispositivos digitales, esto no impide que requieran una actualización continua de determinadas habilidades, aptitudes y conocimientos, dado el carácter dinámico y efímero de la tecnología y lo impredecible de sus efectos sociales.

Un paso más en la alfabetización digital: la transalfabetización
Inmersos en la cultura de la convergencia, el proceso de creación de contenidos se hace más complejo con el desarrollo de narrativas multimedia[1] en las que el receptor -un híbrido entre productor, usuario y jugador- debe franquear diversas plataformas para seguir el desarrollo y/o completar el relato. Estas narraciones, que se iniciaron y popularizaron en la ficción audiovisual, son hoy habituales en otros ámbitos como el informativo o el publicitario, en los que cada plataforma supone una expansión -o glosa- del contenido principal, en una experiencia transmedia (Jenkins, 2006).

El propio Jenkins (2010), quien acuñó la expresión transmedia storytelling, cree esencial orientar los currículos académicos a la formación de los estudiantes, tanto en la lectura como en la concepción y escritura de un relato transmedia. Esta formación implica la adquisición de habilidades críticas para identificar las características distintivas de plataformas y lenguajes específicos, así como para pensar en la usabilidad y expectativas vinculadas a los medios de comunicación.

Siguiendo a Thomas et al. (2007), hablamos de transalfabetización para referirnos a la habilidad de leer, escribir e interactuar en torno a un conjunto de plataformas, herramientas y medios que van desde la iconografía hasta las redes sociales, pasando por la tradición oral y escrita, la prensa, la radio y la televisión. Hablar de competencia mediática en este caso no implica únicamente el proceso de codificación y decodificación del mensaje en diversos lenguajes y medios, también abarca el proceso de interacción en y a través de dichas plataformas.

Por su parte, Frau-Meigs (2014, p. 67) considera la transalfabetización como una actualización de la educomunicación referida a un conjunto de metacompetencias que permite a los individuos percibir las prácticas posibles en los diversos sistemas de información y también interrelacionar tales prácticas, identificar sus valores y asociarlas a las actitudes adecuadas, especialmente en los procesos vinculados a los dispositivos técnicos.

Hoy una comunicación efectiva requiere la habilidad de interactuar a través de múltiples medios y plataformas 2.0 como wikis, blogs, marcadores sociales, redes sociales y mundos inmersivos, así comopodcast y videocast (Kalogeras, 2014).
La transalfebetización exige a los docentes del siglo XXI no solo dominar el lenguaje, formatos y expresividad de los contenidos transmedia, sino también adaptar los contenidos educativos, metodologías y actividades para su comprensión y apropiación por parte de los estudiantes.